Sonido Retro es:

Mi blog anterior desde 2005 hasta 2012.
Crochet, cocina, viajes...
__________________________________
There was an error in this gadget

Wednesday, 20 March 2013

Impresiones a 16 años...



Estoy recordando impresiones de mi primer viaje a Europa. Mi destino principal: Liverpool. Cómo ha cambiado este país en casi 13 años.  Su gente, sus tradiciones, sus sueños.

Era casi el fin de 1997 y yo había salido de la universidad, mi tesis ya estaba entregada pero faltaba  mi graduación oficial, con entrega de diploma y eso. Por supuesto, yo volaba en ese momento al viejo continente, y falté  a la ceremonia. Éramos 6 o 7 personas, todas  ellas varones y yo.

Siempre lo digo, pero refleja muy bien el sentimiento de ese momento, y como los musulmanes viajan a la Meca por lo menos alguna vez en su vida, yo debía también viajar a Liverpool. Ciudad de mis inspiraciones, quimeras y nostalgia.

En un vuelo de KLM, me embarqué a  destino a la cuna del pop británico. Mi llegada sería en el aeropuerto de Manchester, el cual era importante también por sus aportes como  Oasis o Simply Red. Después de tantos años estudiando en el Británico, fue un poco difícil imaginar que  sería capaz de entender sólo 1 de 4 palabras.. El resto era algo así como adivinanzas. Por qué no nos dijeron nada sobre el acento regional?
Una vez en Liverpool, conocí por primera vez lo que era estar inserto en la vida inglesa tradicional. Típica casita de ladrillos rojos, típicas alfombras, típico papel mural floreado y comiendo típico té con scones.  En honor a la verdad, los liverpulianos son más bien casi como una raza aparte, y se les llama “scousers”, que definen su acento, su tono, vocabulario y cultura, así separado del resto de Inglaterra, pero para mí en esos instantes, era lo que UK significaba.

Me detengo a escribir sobre esto, pues en 1997 aún existía en esa bella ciudad un dejo indescriptible de nostalgia, de una Inglaterra real, costumbrista. Aunque siempre ha sido una ciudad multicultural con su barrio chino, raíces irlandesas y todo, aún se veían sectores y gente como en las películas de los 60, 70, con las que yo crecí. Así muchas cosas tenían sentido y era para mí el despertar de una llamada de años.

La familia con quien estuve me enseñó muchas cosas. La verdad del scouse medio, algunos profesionales, otros con oficios manuales y el resto  cobrando beneficios del estado. Era un focus group muy representativo, que me explicó paso a paso mi enfrentamiento con la cultura inglesa, esta vez  de forma empírica, no más libros o películas. Les estoy muy agradecida, pues aprendí bastante.  Conocí quién es quién, como clasificar, reconocer. Aprendí también a disfrutarlos, el humor scouse es tan parecido al chileno, con un buen toque de ironía, que lo hace mucho mejor. Me reí  a destajo!
Inglaterra en general siempre ha tenido turistas, pero en 1997, a diferencia de hoy, aún las calles parecían ser transitadas por los locales, yendo al trabajo, escuelas, oficinas. En innumerables ocasiones me hice amiga de personas en un par de segundos, éstos al saber que venía de Chile  y que andaba turisteando, me invitaban a sus casas a tomar el té!  Tantas tazas  bebí que no las puedo contar. Había una risa de simpatía y jolgorio al ver que yo venía de tan lejos. CHILE! Wow..  Asombro y calidez. En tres oportunidades comí en restaurantes  de forma gratuita, porque  los dueños encontraban fascinante que viniera de tan recóndito lugar y me invitaban a comer. Así, tal cual.

Me llamaban “amor”, “Luv”. Que quiere Luv?, gracias Luv. De nada Luv. Tenían excelente trato al turista, al extranjero,  me reconocían y me mostraban la usanza, se enorgullecían.
Volví a Liverpool en 2007, como un simbolismo más en mi vida, regresé  con mis críos para presentarles la génesis de  lo que ellos son, pues al fin y al cabo, eran la creación del seguimiento de una vida,  30 años buscando  las bellas melodías en mi cabeza de 4 chicos scousers, los Beatles quienes  transformaron mi vida.

Sin embargo, Liverpool había cambiado.  Como los novios de antaño ya no era lo mismo. Ni yo.  La imponente metrópoli mercantil había sido declarada  Ciudad Cultural Europea celebrando para el 2008, 800 años desde su fundación. Se erguían enormes rascacielos, construcciones indomables por doquier.

Además, estaba llena de gente, como hormigas escondidas bajo una piedra. La muchedumbre ya no era cortés, ni LUV escuché. A ratos personas se estrellaban en mi hombro al caminar y sentí que había despertado del sueño, un inglés común  dice “sorry” al tocarte levemente, y cuando eso desaparece, notas que NO son ingleses. Pero no es sólo Liverpool el que ha sufrido de esta metamorfosis cultural perdiendo tradiciones y rasgos que eran tan descriptibles. Como estatuas dejadas a la suerte del tiempo, los detalles se han perdido, los rasgos se hacen borrosos y ya se debe adivinar lo que ES con lo que HAY.
La inmigración masiva en los últimos años ha transformado el perfil cultural de este país. Millones de personas han venido a asentarse entre las estrechas costas de esta pequeña isla, especialmente de la Europa Oriental, deformado y armando una nuevo Reino, no por ello mejor. La diáspora para los países de origen también ha presentado cambios profundos.

Oí por ahí a un hombre inglés decir en la trivialidad de un día : “No quiero ver a mi tierra de campiñas rodantes enterrada en concreto para albergar más y más gente que no habla inglés y que vive gratis con el sudor de nosotros y nuestros impuestos. Has visto lo difícil que es conducir y el tráfico maldito de tantos autos”.

La sobre población, ha desatado estragos en la salud, caos en la educación, que en  este país son gratuitos financiado por los estratosféricos impuestos y ha colocado presión en el temperamento  del británico.  Los beneficios del estado, además, son otorgados a las personas que no trabajan o no encuentran trabajo o están impedidas de hacerlo. Esto ha sido uno de los dolores más grandes para el inglés de ardua labor, el que se levanta y lucha por su vida cada mañana, el que ve su sueldo correr por el drenaje de los impuestos que van derivados a personas que simplemente no hacen NADA y disco rayado, acaban de llegar al país desde algún rincón eslavo.

   Yo los recuerdo tolerantes y aceptantes de credos y colores. Pero esto nos es un cambio por religión o raza, esto ha sido una deformación por invasión del hábitat, en un tiempo más  UK tendrá slums, favelas, campamentos como India, Brasil o  Chile.
Ya no me pregunto por qué a nadie más  le interesa oír que vengo de Chile. La novedad ha cesado.

4 comments:

  1. Muy buena e interesante tu impresión.
    Un beso

    ReplyDelete
  2. Al ver la foto pensé "Oye, dónde robaste esa gauagua"!! en mi habitual humor chilensis!! luego al leer...uff

    abrazo

    ReplyDelete
  3. Hi There Lory,
    I've been kind of lost lately. But not really.
    Wow!!! I can relate so well to how you feel.
    It is kinda of the same here in the US. Oh how things have changed!!!

    P.S btw, I recall a birthday around this time of year. Date????

    Take care ( luv ). :)))

    ReplyDelete
  4. Qué interesante esta entrada, la leí con mucha atención. A veces pensamos que allí viven mejor que por esta región.
    Beso amiga chilena desde Argentina

    ReplyDelete

Feliz de tener sus comentarios - Happy with your comments.